El Parlamento Europeo aprueba rebajar el límite de plazo de pago a 30 días

Home / Sin categoría / El Parlamento Europeo aprueba rebajar el límite de plazo de pago a 30 días

Actualmente la ley marca un periodo de 60 días y la legislación española ya prevé sanciones para quienes lo incumplan en el sector del transporte, lo que ha logrado bajar la morosidad.

Los cargadores e intermediarios del transporte tendrán que pagar en un máximo de 30 días a los transportistas desde el momento en el que realicen el porte. El pleno del Parlamento Europeo ha aprobado este martes por abrumadora mayoría el nuevo Reglamento Europeo contra la morosidad. Aunque tendrá que ser ratificado definitivamente por la Eurocámara que salga tras las elecciones europeas de este junio es difícil que cambie el sentido del voto, porque ha sido aprobado por 459 votos a favor frente a solo 96 en contra.

Actualmente, el plazo máximo de pago es de 60 días. La legislación española contempla desde hace más de dos años multas de hasta 30.000 euros para las empresas morosas en el ámbito del transporte. Además, este mismo lunes el Ministerio de Transportes ha dado a conocer que la Inspección incrementó un 1.847% los expedientes a empresas morosas en 2023.

El pasado mes de marzo se produjo una fuerte disminución en los plazos de pago, situándose por primera vez en 64 días

La imposición de multas y la persecución de las empresas morosas ha conseguido que en los últimos años se hayan reducido los tiempos de pago. Así se puede constatar en el Observatorio permanente de la morosidad que elabora mensualmente Fenadismer.

Así, el pasado mes de marzo se produjo una fuerte disminución en los plazos de pago frente al mes anterior. En marzo se he situado en 64 días, muy próximo al plazo de máximo legal de pago que marca la ley.

Además, en el 70% de los casos en los que se incumple la ley se hace de forma leve, esto es, que tardan en pagar entre 60 y 90 días. Sin embargo, en el lado opuesto hay un 7% de empresas incumplidoras que aún pagan pasados los 120 días, aunque este porcentaje es inferior al que se producía en 2022, de más del 20%.